fbpx

La degradación del medio ambiente pone en peligro la sustentabilidad del país. La sustentabilidad ambiental es la base del crecimiento económico y social de El Salvador. Las cifras son alarmantes y la debilidad institucional para atender las problemáticas es preocupante. El Salvador se encuentra entre los países más expuestos a amenazas y más vulnerables a eventos naturales (UNU-EHS, 2016). No se ha logrado conciliar el crecimiento económico con la sustentabilidad ambiental y la cultura de la población está lejos de ser la adecuada para el cuido y preservación del medio ambiente. Se han normalizado prácticas de las empresas y de los ciudadanos que cada día contaminan más nuestros recursos naturales.

Se han deforestado las márgenes de los ríos, donde el 67% están sin cobertura arbórea, y 8 de las 10 regiones hidrográficas tienen altas concentraciones de coliformes fecales. Casi el 20% de la basura que se produce a nivel nacional no se dispone adecuadamente, y mucha más es tirada al suelo por los consumidores con una actitud totalmente irresponsable. La contaminación del aire es alta y representa un alto costo para la salud pública ($46 millones en 2014 por consultas y hospitalizaciones).

La pérdida de capital natural ha derivado progresivamente en altos costos económicos con impactos en la productividad y competitividad del país. La recuperación, restauración y protección de nuestros recursos naturales debería ser llevada al nivel de catalogarse como un “recurso estratégico para el desarrollo” y adquirir un estatus constitucional de tal manera que todo el Estado ponga al servicio de esta tarea los recursos financieros, tecnológicos y humanos necesarios para que en 10 años logremos una estabilidad ambiental. Para ello VAMOS propone medidas concretas a realizar.

AGUA

El abastecimiento de agua potable en El Salvador es deficitario, no por escasez de agua, sino por la ineficiencia y la corrupción de quienes han administrado el servicio. En El Salvador el 8.8% de hogares no tienen acceso a agua segura, lo que equivale a 581,501 personas (DIGESTYC, 2017). Al mismo tiempo ANDA, que administra el 82.4% del total del agua consumida, dejó de facturar $214.2 millones debido principalmente a fugas por redes dañadas, antigüedad, conexiones fraudulentas, etc. Adicionalmente, ANDA vende el metro cúbico de agua ($0.23 M3) por debajo de su costo de producción ($0.78 M3), lo cual no permite hacer sostenible el sistema y mucho menos invertir en las obras que se requieren.

VAMOS a llevar agua a todo el país ya que estamos convencidos que es una de las formas de desarrollar nuestro país. No hacerlo tiene unos costos muy elevados en materia social y económica, en particular para las familias rurales y vulnerables. En El Salvador, las personas que no tienen acceso a agua potable por tubería deben proveerse por otros medios como ríos, pozos y agua lluvia. La calidad de esa agua no está garantizada y puede conllevar a un aumento de enfermedades gastrointestinales. Por otro lado, la acumulación de agua en recipientes inadecuados genera la proliferación de zancudos y con ello enfermedades asociadas. Las familias que se proveen de ríos o quebradas por lo general envían a niños y mujeres a traer el agua, poniendo en riesgo su integridad física.

La inversión total que debe hacerse para lograr una cobertura del 100% en 5 años es de $200 millones, o sea $40 anuales que saldrán de la recuperación de lo no cobrado. Esta inversión incluye medidas de eficiencia en el área urbana tales como la instalación de medidores y válvulas de control. Además, se propone la transferencia de sistemas a las municipalidades, la protección de pozos y medidas de fácil acceso para las comunidades como cantareras y colectores de agua lluvia. En cambio, para el área rural se propone la construcción de sistemas rurales descentralizados, la protección de pozos rurales, así como la construcción de microsistemas en áreas rurales con población dispersa.

Por otra parte, al recuperar lo no cobrado se creará un fondo especial de $50 millones anuales para la reparación de fugas, el cambio de tuberías, adquisición de tecnología para el control del uso del agua y de posibles fugas en el sistema, la ampliación periódica del sistema. De los $200 millones que se recuperarán por cobros no hechos, $60 millones se utilizarán para la producción de agua: obras de filtración y captación más efectiva de agua lluvia para diferentes usos, y recuperación de las cuencas hidrográficas con arborización y para establecer una veda de actividades de extracción de materiales de los ríos, principalmente del Lempa, el cual debe ser recuperado de manera urgente. Para ello necesitaremos del apoyo de la cooperación internacional y de la empresa privada.

SANEAMIENTO

En El Salvador, 213,483 hogares no cuentan con acceso seguro a la gestión del saneamiento. Entre 2005 y 2017 hubo una leve mejora, dado que en promedio se ha llevado el servicio a 2,376 hogares. A ese ritmo la brecha actual se cerraría en 90 años. Mientras los suelos y mantos acuíferos se siguen contaminando, y proliferan las enfermedades gastrointestinales por defecación al aire libre. VAMOS a llevar saneamiento a todo el país con una inversión en sistemas domiciliares aproximada de $200 millones en 5 años, es decir $40 anuales que saldrán de la recuperación del cobro no hecho por ANDA. Asimismo, se invertirá en completar la construcción de plantas de tratamiento a lo largo del país.

En materia de desechos sólidos, la situación es alarmante porque estamos ahogando con basura nuestras ciudades, nuestro campo y nuestra naturaleza. Llega el momento de implementar medidas serias y responsables que tienen que ver con incentivar el rechazo y la reducción del consumo de empaques, el tratamiento y disposición final adecuados de cada tipo de desechos, la recuperación de desechos con algún valor de mercado, y la utilización de ciertos desechos para la producción de energía o como materia prima para nuevos productos. VAMOS a invertir en una campaña agresiva y en establecer un sistema de recolección clasificada de los desechos, en coordinación con las 262 alcaldías. Facilitaremos la inversión en nuevos rellenos sanitarios y en la atracción de tecnología más eficiente para reconvertir los desechos.

VAMOS a invertir en la investigación para la innovación para que, junto con la academia y la empresa privada, desarrollemos e implementemos tecnología apropiada para cada industria con el fin de reducir cada año el impacto de las actividades humanas en el medio ambiente, especialmente las actividades productivas como la agricultura, la industria y el transporte. Adicionalmente, nuestro gobierno, junto con los actores privados, crearemos los incentivos correctos para que la transformación productiva se haga realidad en los siguientes años. En especial nos interesa promover el uso eficiente y reutilización del agua y de los desechos, el uso sostenible del suelo y la reducción de los desplazamientos.

TRANSPORTE Y MOVILIDAD

El transporte y la movilidad en El Salvador es una tarea pendiente que ningún gobierno ha querido asumir de forma responsable. La contaminación del aire es la primera causa de infecciones respiratorias agudas (IRA). El 51% de la contaminación del aire en el AMSS proviene del transporte público. Esto se ve agravado porque el transporte de pasajeros no respeta las leyes de tránsito y se convierte un riesgo para los usuarios, por lo que muchos prefieren comprar un vehículo, y con ello aumentan el tráfico vehicular. El transporte y la movilidad no solo tienen que ver con la contaminación del aire sino también con la productividad de un país y con la calidad de vida de la población.

Proponemos el plan “CERO TRABAZÓN” que incluye la construcción del anillo periférico en el Área Metropolitana de San Salvador (AMSS), y posteriormente en otras ciudades como San Miguel y Santa Ana. La inversión se complementa con la construcción de estaciones de parqueo en las principales entradas a al AMSS: Carretera a Comalapa, Carretera a Los Chorros, Redondel Integración, Carretera al Puerto de La Libertad. Ahí los conductores podrán dejar su vehículo de forma segura. Su pase semanal o mensual les permitirá hacer uso del parqueo y del transporte público. En dichas estaciones se podrán instalarse las nuevas terminales de buses y locales comerciales que harán rentable la inversión. Con ello pretendemos reducir los desplazamientos hacia y al interior del AMSS.

La mayor inversión será para reconvertir el sistema de transporte público en uno moderno, seguro y eficiente, amigable con el medio ambiente y que respeto los derechos de los usuarios, peatones y conductores. El nuevo transporte público es un sistema multimodal que comprende otros medios de transporte que gradualmente se irán incorporando. Todo medio de transporte público deberá cumplir con los más altos estándares en el servicio y ambientales, los cuales serán certificados, supervisados y auditados por el VMT, ya sea de forma directa o a través de terceros. Se reactivará y se hará mucho más estricta la revisión de emisiones de gases de acuerdo con estándares internacionales, se implementará normativa para mejorar la calidad del diésel servido.

Esto se combinará con medidas bien concretas como una red de ciclo vías que atraviese todo el AMSS; la recuperación y adecuación de las aceras para mejorar la movilidad peatonal eliminando barreras para la movilidad de personas discapacitadas; la modificación de algunas vías y redondeles para mejorar la circulación; la restricción de velocidad en las ciudades; la implementación de pasos peatonales en la ciudad; la posibilidad de mover los vehículos en caso de accidente, aunque no haya llegado el seguro; disponibilidad de grúas para asistir a conductores que lo necesiten y no tengan seguro; el cumplimiento estricto de las paradas de buses; instalación de semáforos con cronómetro; entre otras. Esto se complementará con la instalación de un “Centro de Monitoreo de Trabazones y de Contaminación” con cámaras en principales arterias del AMSS.

El financiamiento de este plan tiene como base el subsidio al transporte público y la reorientación de algunos impuestos al combustible. El Centro de Monitoreo se sostendrá y ampliará con una parte de las multas por infracciones a la ley de tránsito que serán captadas mediante las cámaras: uso de celular, no portar cinturón de seguridad, irrespeto a los pasos peatonales y a las paradas de buses, entre otras.

CAMP NOU

Nuestro campo produce todo lo que necesitamos para la vida: alimentos, agua, oxígeno, energía y cafeína. VAMOS a revitalizar el campo de tal manera que produzca los mejores empleos y sea la cancha para los emprendimientos más innovadores. VAMOS a hacer que nuestro campo florezca y los trabajadores tengan una vida digna y se sientan orgullosos de trabajar la tierra. El campo necesita de una mayor inversión social, de la descentralización de los servicios y de apuestas estratégicas.

La producción de alimentos es fundamental. Proponemos “DEL CAMPO A TU MESA” para que los salvadoreños consumamos lo nuestro. Más rico, más barato, más nutritivo y sobre todo más cerca. VAMOS a apoyar a los productores para que sus productos lleguen hasta el consumidor final a través del acceso a tecnología y asesoría, el acceso a financiamiento blando, la identificación de mercados y orientación para el desarrollo de productos de mayor valor agregado. El gobierno hará una importante inversión en infraestructura para la movilización y acopio de los productos.

“DEL CAMPO A TU MESA” hará una apuesta por la productividad, pero a través de la eficiencia a través del uso de tecnología apropiada como sistemas de riego eficientes, lo que nos llevará a implementar un ordenamiento territorial para que la expansión de la frontera agrícola no dañe los recursos naturales y hagamos un uso adecuado de los suelos, según su vocación, protegiendo los mantos acuíferos y las reservas naturales. Además, se promoverán las prácticas de agroforestería, sistemas agrosilvopastoriles y tecnologías de conservación para la agricultura sostenible y resiliente.

La ENERGÍA mueve los motores de la economía. Una energía limpia y más barata además de ser un elemento que nos volvería atractivos ante los inversionistas, representaría un ahorro importante para ciudadanos y empresarios que hoy día pagan alto su costo, uno de los más altos en Centroamérica. En 2017, el 20% de la energía del país se producía a base de Bunker (CNE, 2018). El Salvador tiene un gran potencial aún no explotado en materia de energía fotovoltaica por las horas de radiación solar directa al año, una de las más altas del mundo, en particular en la zona oriental.

Las energías renovables y la investigación para la innovación en materia de eficiencia energética es una de las áreas con mayor potencial. La Geo ha identificado cinco alternativas para la instalación de plantas de energía solar térmica que puedan genera 30 MW en el oriente del país. En cuanto a la generación de energía geotérmica se han identificado 12 áreas de alta entalpía con capacidad de producir 644 MW, 6 de ellas están el oriente. Adicionalmente, se promoverá la inversión pública y privada en otras fuentes de energía renovable con gran potencial como la que usa los desechos sólidos.

Nuestro compromiso es a proteger nuestras fuentes principales de OXÍGENO. Las hay muchas todavía, pero hay que trabajar y poner todos los recursos al servicio para recuperar, conservar, proteger y ampliar las reservas. La mejor forma de protegerlas es llevando servicios públicos de calidad y oportunidades de desarrollo. Sin embargo, hay que complementarlo con guarda recursos y tecnología para su conservación. El financiamiento de esta área se hará a partir de varias fuentes: la compensación, el pago por servicios ambientales, fondos de agua, fideicomisos, etc.