fbpx

PLAN DE PACIFICACIÓN NACIONAL:

CREACIÓN DE EQUIPO MEDIADOR

La experiencia salvadoreña nos ha demostrado, a través de las décadas, que es muy difícil que los salvadoreños nos podamos poner de acuerdo entre nosotros mismos sin la mediación de actores internacionales que puedan buscar los acercamientos entre los diferentes grupos de la sociedad salvadoreña, es por ello que buscaremos la creación de un equipo liderado por Naciones Unidas, la OEA, un delegado del Papa y un representante internacional de las iglesias evangélicas.

Este esfuerzo puede ser acompañado por embajadores de países amigos como USA, Gran Bretaña, Alemania, España, Canadá y cualquier otro cooperante que quiera incorporarse a esta iniciativa.

DIAGNÓSTICO DE PANDILLAS

Las pandillas son un grupo delincuencial que afecta a gran parte de la población salvadoreña, a través del control territorial que ejercen y de las acciones de extorsión y homicidios que enlutan a nuestro pueblo. La estructura de las pandillas está compuesta, en gran parte, por jóvenes menores de 18 de años que, en estricto sentido, no son miembros activos de dichas organizaciones delictivas por lo que la prevención puede evitar que se involucren en actividades criminales y que eso les lleve, eventualmente, o al cementerio o a la cárcel.

Esta parte de las estructuras de pandillas se compone de “postes”, “paro” y “observadores” nuestro objetivo es retirarlos de las calles de manera voluntaria o a través de la cohesión del estado, utilizando la figura legal del reclutamiento obligatorio.

Los pandilleros activos se dedican a cometer todo tipo de crímenes y por ello tienen que aplicárseles todo el peso de la ley, con un especial énfasis en los “palabreros”, líderes visibles y los líderes de cuello blanco, que deben ser aprehendidos y llevados a penales de máxima seguridad, según su peligrosidad. Rehabilitaremos a este grupo de personas en la medida de lo posible y aquellos a los que se imposibilite su rehabilitación, se buscará que tengan una condena larga para proteger a la sociedad.

PLAN DE PREVENCIÓN

Nuestro plan de prevención tiene como primer objetivo retirar a la mayor cantidad de niños y jóvenes en riesgo de los pasajes, barrios y colonias de nuestras ciudades; para llevar una paz inmediata a los ciudadanos honrados y recuperar los territorios con una acción coordinada de todas las instituciones de gobierno, que deben prestar un servicio efectivo para mejorar el nivel de vida en esas comunidades. Para ello vamos a crear cuatro internados escolares de transformación, en las diferentes zonas geográficas del país, con una capacidad mínima cada uno de 2,000 personas para que, en un plazo de 12 a 18 meses, puedan ser rehabilitados moral, espiritual, física y profesionalmente; para que puedan reintegrarse en la sociedad y ser personas de bien.

El énfasis de la educación de estos jóvenes será en una educación técnica acorde a la demanda que se identifique con las empresas que estén dispuestas a contratar a estos jóvenes, una vez que hayan concluido su proceso y que de esa manera se obtenga mutuo beneficio, tanto para las familias como para las empresas.

REESTRUCTURACIÓN DEL ESTADO

Después de un profundo análisis del Estado salvadoreño, hemos llegado a la conclusión que la estructura actual está agotada y que debemos reestructurar el Estado Salvadoreño, para comenzar de cero una nueva etapa para los próximos 50 años. Esa reestructuración del Ejecutivo en la parte de seguridad, comienza por eliminar algunas entidades gubernamentales y crear otras más modernas y que puedan cumplir más eficientemente los objetivos del Gobierno en el siglo XXI, específicamente se eliminará el Organismo de Inteligencia del Estado, la Secretaría de Transparencia y Participación Ciudadana, y se creará la Secretaría Presidencial contra el crimen organizado. También, se transformará el Ministerio de Gobernación en el Ministerio de Seguridad Interior, con la particularidad de la creación de una policía de investigaciones, que será un ente profesional, técnico y tecnológico que permitirá apoyar a la Fiscalía General de la República en la judicialización de todas aquellas investigaciones que conduzcan a lograr condenas de personas que hayan incurrido en delitos, para poder eliminar la impunidad en el país.

La PNC siempre seguirá dependiendo del Ministerio de Seguridad Pública pero realizaremos una profunda depuración y reestructuración de la corporación policial. Un cambio fundamental será el de nombrar al director general y al subdirector general desde las filas de la sociedad civil, rompiendo con la costumbre de los últimos gobiernos de nombrar a policías de carrera en esos cargos. Además se evaluará el funcionamiento de la Academia Nacional de Seguridad Pública y de la Inspectoría General, para asegurar que cumplan efectivamente con sus funciones.

FINANCIAMIENTO

La reestructuración del Estado requiere de la reasignación de los recursos financieros que no están siendo bien empleados y por ello eliminaremos algunas instituciones y, con esos recursos, crearemos unas nuevas que vayan más acorde a los tiempos. También vamos a destinar recursos para los Internados Escolares Transformadores, los cuales, en el primer año requerirán de $30 millones de dólares para su funcionamiento y buscaremos contribuciones de países amigos para hacer una inversión de $70 millones de dólares en infraestructura y equipos que se requerirán para darles las condiciones adecuadas a los jóvenes, para que lleven a cabo su proceso de reinserción a la vida ciudadana.

La policía de investigaciones también requerirá de recursos, los cuales provendrán en parte de la PNC, quien dejará de ejercer algunas funciones; de la Dirección General de Migración cuyas funciones pasarán a dicha entidad y el resto de recursos se obtendrán de ahorros en subsidios.